¿DESTINO?

¿DESTINO?

De frente al ocaso, hacia la muerte,

su mente delibera, hace una pausa,

pregunta si en su vida hubo suerte,

o testa una obra infructuosa.

Un fin sin logros se convierte

en sarta de protestas, cuya musa,

le evoca un destino desde el vientre,

pobreza e ignorancia, su otra excusa.

Azar en el jugar es que se acierte

la carta que el truhán te da confusa.

Fortuna es sembrar y no confiarte

que el agua solo llegue por la lluvia.

Brillar sobre la arcilla, es un arte,

y amarse y conocerse es la causa,

de ser un sol brillante o un pálido diamante,

o el ave que errante  jamás sigue una ruta.